miércoles, 7 de octubre de 2009

Romance del concejal Chindasvinto Carrascal


Nunca fue alumno genial

Chindasvinto Cascarral

Era torpe, más bien malo

Al agua no daba un palo

Su futuro veía mal.

Su padre va y le aconseja:

“Para no pasarlo mal

Y para que no tengas quejas

Hazte, niño, concejal”.

Del Pepé o de la Zeja

Que eso una higa importa

Pero lo que yo mas quiero

Es que no te des la torta.

Chindasvinto muy prudente

Empezó por su distrito

Buenos pucherazos dio

Llegándose a presidente

A los hechos me remito.

Luego haciendo la pelota

De una forma pasional

Penetró en la provincial

Y allí se puso las botas

Con muchas penetraciones

Dentro de las comisiones

Miles de maquinaciones

Y un baboseo general,

Chindasvinto consiguió

Y lo logró por c…

Su acta de concejal.

Y ahora al “doce far niente”

A ganar muchos doblones

Escuchado las mociones

En los plenos donde mienten.

Moraleja:

Si no vales ni un real

Para hacer el paripé

Ve y te sacas el carnet

Y métete a concejal

2 comentarios:

Mimí dijo...

Jajaja, al menos hay que valer para timar ¿no?

Saludo

Lala dijo...

Juassssssss!
Cuántos imitadores de Chindasvinto!
O sea, cuánto ladrónnnn!
Cuánto políticooooo!

:P


Lala